•.¸¸.•*¨*•.¸¸.•

PROMESA


Ama a la mujer
y no al fantasma.
Toma los defectos que te ofrezco,
desdeña las ilusiones,
la figurativa imagen de perfección
que has ideado
Porque soy de carne,
de humanidad,
de años transcurridos,
de recuerdos hecha.

He visto correr demasiadas lágrimas
He caminado tanto que he extraviado mi camino
En más de una ocasión.

Porque soy imperfecta,
Ámame.

A cambio, te prometo
Amar el rostro que tengas al despertar
sea cual sea.
Regalarte sonrisas cada día,
Amar también tus momentos más oscuros,
tus arrugas,
tus malhumores,
tus tristezas,
los callos de tus manos,
las canas en tus sienes,
la persona en quien te conviertas
con el paso inclemente de las horas.

Prometo llenar de ti mis pensamientos,
dedicarte cada minuto de vigilia
Y, cuando el sueño me visite,
prometo amarte mientras duermo.



©Marié Rojas Tamayo


•.¸¸.•*¨*•.¸¸.•



•.¸¸.•*¨*•.¸¸.•

De la muy conveniente necesidad de ser cursi


No tenía el color de las hojas de otoño en la mirada,
sus ojos, tras las gafas,
eran grises y comunes.
Su sonrisa mostraba algunas caries,
le faltaban cabellos aquí, o allá.

En sus manos había callos,
en su estómago poca musculatura.
Usaba zapatos ortopédicos
y al hablar, de puro tímido,
trastabillaba.

Nunca pudo escribirle un poema coherente.
Se pinchó y sangró al tomar aquella rosa.
Ni siquiera era buen cocinero,
O buen bailarín.
Al cantar, desafinaba.

Sólo sabía amar.
Amaba con desconsuelo de náufrago,
imploraba una caricia, sin hablar,
desde su desolada expresión de perro herido.
Daba amor con la entrega de un niño, o de un loco...

Y a pesar de todo eso,
o tal vez únicamente por todo eso,
Ella lo amó.



©Marié Rojas Tamayo

•.¸¸.•*¨*•.¸¸.•



ilustración: © Mae Tébar



☆¸¸¸.•*´¯`★

CITA A CIEGAS


Anuda una venda alrededor de tus ojos
Déjate guiar por el aroma de la hierba buena
Colócate de espaldas al viento adverso
Siente el sol en la frente
Desdeña los caminos
Los campos de amapolas
Sumérgete en el bosque
Persigue el canto de las aves que huyen a tu paso
Sigue más allá de tu cansancio
Hasta hollar la línea del horizonte.

Allí donde el mar se une con el cielo
Donde cada noche aguardo tu presencia
Te daré mis amores.



©Marié Rojas Tamayo

Vito y leído en: Archivo cubano

☆¸¸¸.•*´¯`★



ilustración: ©Daniel Pito Campos Córdoba, Argentina

0 comentarios:

Publicar un comentario


Ilustración: Daniel Caminos
Ir Arriba